lunes, 14 de diciembre de 2009

Turbulencias


Acabamos de despegar. Me dejo llevar por esa presión que siento sobre mi cuerpo, disfrutando esos segundos que me hacen recordar el hormigueo en mi estómago cuando bajaba a toda velocidad la montaña rusa del parque de atracciones. Dejo escapar unos instantes mi mirada sobre la ciudad que abandono, para retirarla poco después con un amargo sabor de boca.

El aparato se oculta entre enormes nubarrones y podemos imaginar al piloto debatiéndose contra unas turbulencias inoportunas que pretenden aguarnos el viaje. Antes de que podamos sentir inquietud, escapamos de ellas, dejándonos acariciar por unos rayos de sol cegadores.

He decidido borrar de mi memoria todas aquellas huellas que me impiden resistir al frente de esta batalla que voy a ganar. Voy a barrer la inmundicia que se adhiere a los rincones más inhóspitos de mi alma y restregar uno a uno todos aquellos rastros de amargura que me atrapan en un laberinto del que no puedo escapar.

Acabamos de aterrizar. A lo lejos se divisan multitud de gaviotas revoltosas sobrevolando las olas que en un rítmico baile me invitan a soñar. Contemplo ese horizonte sin muros que derribar ni obstáculos que esquivar y me regocijo en una enorme sonrisa que puedo ver reflejada en el espejo de mi esperanza.

Con los ojos entreabiertos y somnolientos, descubro la azafata del vuelo mostrándonos las normas de seguridad del avión y nos comunican que vamos a despegar dentro de breves instantes.

Acabamos de despegar. El capitán del avión nos da la bienvenida y nos anuncia que se acercan turbulencias, así que nos ruega que permanezcamos sentados con el cinturón de seguridad abrochado.



13 comentarios:

ROSA G.C. dijo...

Lo bueno de ésto es que sabes que todo acabará bien...
Besos
Rosa.-

Miguel Baquero dijo...

Te deseo mucha suerte en el vieja y ya verás como esas turbulencias al final se quedan en nada. Lo dicen siempre para que el piloto pueda tomarse una coca cola o hacer un pis y la gente no proteste porque el avión se mueve demasiado

MAR SOLANA dijo...

Los viajes de la imaginación se tiñen con el color de nuestros sueños...

Los reales siempre son muchííísimo más aburridos y predecibles (por regla general...)

¿Es qué te vas de viaje, "rosita"?

Un abrazo muy fuerte, preciosa, te dejo una rosa para que su aroma te transporte a mundos pacíficos y coloridos durante tu viaje...

MAR SOLANA dijo...

Aclaración: cuando digo "viaje", me refiero al medio de transporte hasta que llegamos a nuestro destino... ¡Por Dios, viajar no es aburrido bajo ningún concepto!

Una escusa para otro beso, mi rosita prefe ;=)

maria jose moreno dijo...

¿te adelantaste en tu viaje?¿ Por qué sería? El sueño pemonitoria, o realización de deseos. Ansias por cambiar, por empezar de nuevo...Multimples respuesta que sólo ella sabe
Me ha encantado.
Un beso

Maat dijo...

Hola Milagros.

Asi es. A veces presentimos llegar las turbulencias y nos preparamos para resistir en la batalla. Afortunadamente, después de los nubarrones, llegan los rayos de sol para acariciarnos.

No dejemos nunca de soñar...

Me encantó tu relato.

Un abrazo.

Maat

MAR SOLANA dijo...

¡Voilá...otra vez aquí, rosita, jajajajajaja!

Dirás que soy una pesada, pero quería comentarte otra lectura que he hecho de tu relato...

¿sabes? Me ha recordado a la peli: "El día de la marmota", no sé si la has visto...Es de un tío que queda atrapado en el presente y todos los días se levanta y nada ha cambiado, siempre es el mismo día... quizá tu viaje sea de despegar y aterrizar...despegar y aterrizar... así hasta...¿el infinito?

;=))

Buen micro, rosita.

Un beso y que sueñes con los angelitos de la tierra (no los del avión, jajajajaj)

Marien dijo...

Hola Milagros,
Has pasado dos veces por el mismo trayecto así que ya sabes que acabará bien pese a las turbulencias, inevitables por cierto en todo vuelo que se precie aunque sea con la imaginación y anticipándote.
Besos

Sonia dijo...

Me ha encantado tu relato. Me ha hecho pensar en la vida como un viaje y en las turbulencias que inevitablemente en ese viaje te encuentras. El hecho de la experiencia, y de que ya las hayas vivido anteriormente facilita el viaje, sobretodo porque te da la seguridad de que puedes traspasarlas y salir indemne. Una y otra vez. Muy profundo.

salvadorpliego dijo...

La historia se vive por duplicado o se predice el futuro...
Muy interesante.

Un placer leerte y te deseo lo mejor para estas fechas decembrinas.

milagros dijo...

Os agradezco vuestros comentarios.
Un abrazo desde lo más alto, con cielo claro y sin turbulencias.

MAJECARMU dijo...

Milagros,discúlpame si no he venido antes. No te olvido. Voy despidiéndome poco a poco de cada uno..

Antes de nada,te felicito por esa lucidez,que hace ver a la protagonista, que el viaje será feliz..A veces nos pasa que intuimos lo que vamos a vivir..!!

Os dejo por un tiempo,pero presiento que no tardaré mucho en volver,he vivido muchas experiencias y sentimientos y no podré estar lejos de vosotros..!!

Te deseo mucha paz y amor en familia y salud y alegría para el próximo año.

Mi agradecimiento y mi abrazo por ser y estar siempre,amiga.
M.Jesús

sue dijo...

Te envidio, en estos momentos me encantaría estar en un avión... el destino da igual, pero volando. Aunque fuera con turbulencias.